martes, 19 de septiembre de 2017

Viajes y Peripecias de Un Viejo Mercenario Esperando Poder Retirarse - Capítulo II (1ª parte)



ÉRASE UNA VEZ, EN UNA TABERNA....
- II -
UN VETERANO....

Caminó con su paso tranquilo hasta la taberna, cojeando de la pierna derecha como siempre. Sus botas de ante apenas hacían ruido contra los adoquines del suelo. No tuvo que esquivar a mucha gente en la calle, pues la tarde estaba acabando y la gente volvía a sus casas. Sólo las mancebías, los hostales y las tabernas mantenían algo de bullicio.
Llegó a “La taberna de los mercenarios”, el local de Frank. No sabía por qué una y otra vez volvía a aquel local: estaba acabado y allí sólo encontraba a compañeros de profesión, lo que le recordaba de nuevo que estaba acabado. Estaba deprimido, cansado, derrotado.... pero siempre volvía allí. Todas las noches, siempre que estaba en Dsuepu. Y, como hacía tiempo que no conseguía un trabajo, llevaba ya un par de meses allí.
Se paró frente a la puerta de madera grasienta y ennegrecida, debajo justo del cartel colgante que rezaba “El Fraile Gordo”. Escuchó los ruidos que llegaban a través de la puerta, suspirando.
Siempre le pasaba lo mismo. Se preguntaba por qué iba allí cada noche y luego caía en la cuenta de lo de siempre: recordaba los platos de Frank, su cerveza tibia, el respeto que le seguían guardando la mayoría de los mercenarios que allí estaban.... y la esperanza de conseguir un nuevo trabajo.
Volvió a suspirar y empujó la puerta, decidido y resignado al mismo tiempo.
El ruido del local tapó el chirrido de las bisagras de la puerta, así que nadie se dio cuenta de su llegada. Caminó entre las mesas, dirigiéndose a la barra. Thelio le saludó amablemente al pasar, con una amplia sonrisa y el hombre le devolvió el saludo, imitando la sonrisa, consiguiendo sólo una mueca. El joven crío no podía saber lo que había hecho, pero los camareros de “La taberna de los mercenarios sabían que era un gran amigo de Frank (y el viejo mercenario suponía que el tabernero les habría contado alguna de sus antiguas batallitas, adornándola quizá en demasía). La gente le miró cuando pasaba a su lado, y todos lo hicieron con respeto. Cualquiera hubiera deseado aquello, hubiera envidiado al hombre cojeante, pero él sólo deseó que la barra hubiese estado más cerca.
- ¡Hola Bittor! – saludó Frank, con su voz dura y ronca, alegre de verdad. – ¿Te pongo lo de siempre?
El mercenario asintió, sonriendo, con una mueca que sólo los que le conocíamos podíamos llamar sonrisa.
Frank, el tabernero, se movió con celeridad al otro lado de la barra, a pesar de su voluminosa barriga. Frank siempre había sido gordo, desde niño. Ahora, como tabernero, siempre vestía una camiseta blanca de tirantes, que acababa de color entre marrón y gris cada noche. Pero siempre vestía una impoluta a la mañana siguiente. Aquellas camisetas enmarcaban fielmente la panza del hombre. A pesar de ello, Frank era un hombre fuerte, de brazos redondeados por los músculos. Era pelirrojo, calvo por la parte alta de la cabeza y con un pelo ensortijado rodeándole el resto, desde una sien hasta la otra. Tenía un diente de oro, los ojos marrones y un corte en la mejilla izquierda.
Probablemente era el mejor amigo del viejo mercenario.
Le sirvió una jarra de cerveza y fue a sentarse a una de las mesas vacías. Se dejó caer en una de las sillas, resoplando, sin mirar a su alrededor. No le apetecía pensar en nada más que en beberse tranquilamente aquella jarra de cerveza tibia.


En una de mis ensoñaciones por la taberna, paseando la mirada por el local, reconocí a Bittor Drill sentado solo en una mesa, con una jarra de cerveza entre las manos. Estaba serio y cabizbajo.
No le había visto entrar, despistada con mis cosas como estaba, pero decidí acercarme a saludarle. Tomé mi plato de pollo a medio comer y mi vaso de barro y me acerqué a la mesa del viejo mercenario.
- ¿Puedo sentarme? – pregunté, mirándole traviesa desde arriba.
El viejo me miró con los ojos despistados y luego me reconoció en un parpadeo.
- ¡Jennipher! – dijo, sorprendido y (creo) contento. Se puso en pie y me estrechó en un fuerte y cariñoso abrazo. Mi cabeza sobresalió por encima de la suya. – Claro que sí.... Siéntate.
Mi viejo yumón apartó una silla de la mesa y me la tendió con un gesto, invitándome a sentarme. Le sonreí y agradecí la cortesía con un asentimiento y me senté.
- Bittor Drill.... No esperaba encontrarte aquí.... Pero me alegro de haberlo hecho....
Él sonrió, algo avergonzado quizá, con su sonrisa infantil, cálida. Esa sonrisa me llevó a tiempos pasados, cuando él y yo éramos jóvenes.
- Llevo atrapado en Dsuepu un par de meses.... El que no esperaba encontrarte aquí era yo. ¿No estabas realizando un trabajo en Gaerluin?
- Así era – contesté, orgullosa y honrada de que mi antiguo yumón estuviera al tanto de mis quehaceres. – Pero ya está terminado. Era un robo sencillo.... – empecé a explicar, pero me corté a tiempo. Mi yumón levantó la vista y la clavó en mis ojos, censurándome previamente, antes de que cometiera la falta. Aquella mirada censora también me remontó a días pasados.
- Pensé que te había enseñado mejor....
- Lo hiciste, yumón. Me he dado cuenta a tiempo. No te diré nada más.... – repliqué, defendiéndome.
- “Un mercenario nunca habla de sus trabajos” – recitó el viejo mercenario. – Podría meterse en líos, violar la confidencialidad con su cliente y entrar en conflicto con el trabajo de otro mercenario....
- Lo sé. Sólo quería comentarte mi última misión. Como ya estaba completada no pensé en meterme en líos.... Además, ¿hay alguna posibilidad de que entrase en conflicto con algún trabajo que tengas entre manos?
- Me parece que no – contestó él, volviendo a parecer triste y derrotado. Me arrepentí de mi broma. – Llevo dos meses sin trabajar.... y mis últimos encargos fueron misiones sin importancia....
Mi antiguo yumón empezó a relatarme su mala suerte de hacía un par de años. Llevaba un tiempo largo sin conseguir trabajos importantes, que le dieran buen dinero. Y se acercaba ya a los sesenta años, lo que no facilitaba las cosas. Los últimos años para un mercenario eran importantes para retirarse, y si no conseguía un buen dinero por sus misiones el retiro sería incómodo y pobre. Incluso para Bittor Drill parecía difícil encontrar buenos trabajos.
Bittor Drill había sido uno de los mejores mercenarios en la historia de la orden. Había sido mercenario desde muy joven: se licenció en la escuela con tan sólo diecisiete años. Realizó grandes y famosas gestas, ganó dinero y fama gracias a sus misiones. Cuando cumplió los treinta había logrado proezas que muchos ancianos sólo habían soñado con alcanzar. El director de la academia, antiguo amigo de Drill, le llamó para que impartiera clases en ella, durante un tiempo. Quería que conociera a una promoción altamente prometedora. Así, Bittor Drill fue maestro en la escuela de mercenarios durante casi una década, conociendo allí al gran Kéndar-Lashär, el que luego fuera el héroe y el orgullo de Ülsher. Bittor Drill dejó la escuela cuando Kéndar-Lashär se licenció a los veinte años, para acompañarle en sus viajes y en sus trabajos. Más adelante, cuando el héroe mercenario ya trabajaba solo, Drill me tomó como su shushán (su aprendiz) y él fue mi yumón (mi maestro) cuando yo me licencié. Trabajamos juntos durante cinco años y aprendí todo lo que pude de él. Era un gran mercenario.
De aquello hacía ocho años. Bittor Drill seguía siendo un gran mercenario, mantenía sus métodos y su capacidad, seguía siendo respetado y conocido por haber sido el yumón del gran Kéndar-Lashär,.... pero había envejecido y su suerte había cambiado mucho.
- Tengo cincuenta y seis años, Jennipher – me decía en ese momento. – Sólo estoy pensando en retirarme dentro de un par de años. Ojalá pudiese llegar a los sesenta y recibir el caldero de oro por los servicios prestados.... pero me conformo con retirarme con el dinero suficiente para montar una granja.
- ¿Una granja? – pregunté, quizá demasiado sorprendida.
- Sí. Una granja – respondió, con ojos ensoñadores y su sonrisa infantil en la cara. – Un amigo mío se retiró el año pasado, con los sesenta cumplidos. Con el dinero del caldero de oro que le dio la academia compró un terreno cerca del mar, en la misma comarca que tu pueblo – me dijo, señalándome, entusiasmado. – Me prometió un sitio allí para vivir. Quiero ahorrar lo suficiente para poder comprar un rebaño de ovejas o una recua de vacas y algo de material para poder encargarme de la granja con él. Pero también tengo que pensar en el tributo....
Asentí, solidaria. El tributo era un impuesto que todos los mercenarios debíamos pagar a la academia de mercenarios cada año, entre el veinte y el treinta de febrero. Ascendía a unos trescientos sermones, unas ciento veinte herraduras de Raj’Naroq. A todos nos hacía un poco la puñeta pagar a la academia cada año, pero también era cierto que consiguiendo un par de trabajos decentes al año, o media docena de los mediocres, se podía pagar el impuesto y vivir cómodamente. Además, si un mercenario llegaba trabajando a los sesenta años, conseguía lo que en el gremio llamábamos el caldero de oro: una paga extraordinaria de mil sermones como pensión por retirada. Todos en el gremio queríamos llegar a cobrarlos. Así que pagábamos puntualmente el tributo cada año.
- Con lo que tengo ahorrado hasta ahora podré pagar el tributo otros dos años más, y sobrevivir.... – explicó Drill. – Si consigo algún trabajo decente podré ahorrar para retirarme, aunque sea antes de tiempo....
- ¿De verdad no puedes aguantar un poco más? – pregunté, rogando. – No puedo creerme que el famoso Bittor Drill se quede sin su caldero de oro....
Mi antiguo yumón sonrió tristemente, con su sonrisa torcida y dolorosa.
- Me temo que los que llegan a cobrar la paga extraordinaria son sólo aquellos que llevan una vida lo suficientemente cómoda como para poder llegar. Los que nos hacemos famosos con gestas y hazañas nos quemamos por el camino....
Lo miré valorativamente, pensando que quizá tuviese razón. Mi antiguo yumón tenía ya una edad, pero había envejecido mucho durante los últimos ocho años, en los que apenas nos habíamos visto: Bittor Drill aparecía muy avejentado, con el pelo abundante pero de color gris ceniza. Su ojo derecho verde aparecía apagado, como si se hubiese quedado sin energía. Su corta estatura (pues apenas llegaba al metro sesenta) unida a la cicatriz de su cara (desde la comisura derecha del labio hasta la oreja) hacían que pareciese aún mayor. Sin olvidar el parche: Drill había perdido el ojo izquierdo en una misión, junto con Kéndar-Lashär.
La vida de exitoso mercenario le había destrozado.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Viajes y Peripecias de Un Viejo Mercenario Esperando Poder Retirarse - Capítulo I



ÉRASE UNA VEZ, EN UNA TABERNA....
- I -
LA TABERNA DE LOS MERCENARIOS

La palabra “mercenario” es una palabra bonita, ¿no es así? Es sonora, tiene un buen equilibrio entre vocales y consonantes, una bella entonación.... Es agradable.
Sin embargo, cuando nos metemos en el tema del significado.... ¡Ay, amigos! Ahí ya tenemos unos pocos problemas. La mayoría de la gente nos ve a los mercenarios como figuras oscuras, gente taimada y astuta, de la que no te puedes fiar. ¿Cómo se puede fiar uno de una persona que pone precio a su lealtad?
La mayoría de la gente puede pensar así, pero no toda. Los mercenarios de Ülsher no tenemos reparos en reconocer que somos mercenarios, en vivir rodeados de mercenarios o en asociarnos con mercenarios. Al fin y al cabo, los encargos a sueldo son la economía del país.
Ülsher es un pequeño país del oeste del gran continente Ilhabwer. Ocupa toda la extensión de un ancho cabo que se introduce en el Mar Frío. Es un pequeño país, extraño entre los demás reinos de Ilhabwer: no tenemos un rey que nos gobierne, sino que se elige democráticamente a un presidente cada cinco años. El cargo de presidente en Ülsher es casi simbólico: las leyes están muy bien redactadas y todos las acatamos. No es necesario modificarlas, pues la vida de los mercenarios de Ülsher sigue siendo igual que hace siglos. El presidente electo del país de los mercenarios es más un administrador que un gobernante. En Ülsher cada cual va a lo suyo.
En el pequeño país no hay ciudades, excepto una. Dsuepu es la capital y la localidad más grande del territorio, con una población de treinta y cinco mil habitantes. El resto de mercenarios del país se reparten por las aldeas, villas y pueblos que completan el cabo.
En cualquiera de los pequeños pueblos de Ülsher un ciudadano respetable puede contratar los servicios de un mercenario decente, pero es cierto que los mejores negocios se hacen en Dsuepu. Y el mejor lugar de la capital para encontrar al mejor empleado es “La taberna de los mercenarios
La taberna de los mercenarios” en realidad se llama “El fraile gordo”, pero poca gente de fuera de Dsuepu la llama así. En todo Ilhabwer se sabe que en la capital de Ülsher está “La taberna de los mercenarios”, donde se puede contratar a cualquier esbirro para que se encargue del problema que uno no puede (o no quiere) solucionar.
Pero no nos quedemos en la puerta: entremos, entremos para que la vean.
La taberna es un lugar muy amplio, con suelo de tierra prensada, paredes de piedra hasta media altura y planchas de madera hasta el techo, con columnas, vigas y tejas del mismo material. Es un lugar fresco en Verano y cálido en la Tierra Marchita y el Invierno, gracias a las estufas que Frank (el dueño) coloca en los rincones del local y en otros sitios puntuales donde no molestan y hacen un gran servicio. La larga barra de madera pulida y barnizada está a la derecha del local, según se entra por la puerta. El resto del espacio está ocupado por mesas redondas y sillas a su alrededor, para que los clientes puedan entrevistarse con los mercenarios que piensan contratar y para que los amigos y conocidos compartan charla y unos tragos.
Al fondo de la estancia hay unas escaleras de madera adosadas a la pared, que llevan hasta la parte de arriba de la taberna, otro espacio amplio con largas mesas cuadradas y demás bancos y taburetes. A menudo se celebran allí arriba cenas de amigos o encuentros de mucha gente, pero la mayor parte del tiempo se usa para lo mismo que las pequeñas mesas de abajo: cerrar tratos. Las camareras contratadas por Frank (todas bellas jovencitas, de cintura estrecha y caderas anchas) se encargan de servir las mesas de arriba. La planta baja de la taberna está atendida por dos jóvenes, Thalio y Thelio, hermanos gemelos y primos lejanos de Frank. Son dos apuestos muchachos, de pelo rubio y lacio, simpáticos y agradables. Son un regalo para la vista, cuando me paso las tardes muertas en la taberna, los días que no tengo trabajo.
Porque yo también soy una mercenaria, como habrán podido adivinar. Nací en un pequeño pueblecito del norte de Ülsher, donde el mar rompe con fuerza contra los acantilados de la costa. Como en el resto del país, los chicos y chicas del pueblo no teníamos otro futuro que dedicarnos al campo (agricultores o ganaderos) o marchar a Dsuepu, a la academia de mercenarios, para acabar siendo un cazarrecompensas más.
Y yo me decanté por lo segundo, para orgullo de mi padre y desesperación de mi madre, que siempre quiso tener una princesita de ojos verdes y largo pelo rubio, una doncella preciosa que se dedicara a cuidar una granja y encontrara un marido granjero con quien compartir el trabajo y darle nietos. Y acertó en todo menos en lo del marido y la granja.
Bueno, y en lo de la princesita.
Aquella tarde de marzo me encontraba en la taberna de Frank, tomando un vino especiado y carne de pollo cortada en tiras y dorada al horno, acompañada de manzana asada. La taberna estaba bastante llena, aunque no abarrotada: era una jornada normal.
La gente ocupaba algunas mesas; había campesinos y ganaderos tomando algo, intentando quitarse a sorbos el polvo de la piel y el cansancio de los músculos; mercenarios aquí y allá estaban sentados en varias mesas, todos solos salvo dos, que negociaban con sus clientes en voz baja; Thalio y Thelio deambulaban entre las mesas, sirviendo, cobrando y retirando vasos vacíos. Nada parecía indicar que estábamos viviendo una tarde fuera de lo común.
No sabía que estábamos a punto de empezar una gran aventura.

martes, 12 de septiembre de 2017

Viajes y Peripecias de Un Viejo Mercenario Esperando Poder Retirarse - Mapas de Ilhabwer

MAPAS


El libro que se va a publicar durante los próximos meses transcurre en el continente de Ilhabwer, poco estudiado y conocido en nuestra dimensión.
Como imagino que andarás un poco mal en geografía ilhabweriana, te recomiendo que acompañes la lectura con los mapas que encontrarás en esta entrada.
No son necesarios para entender la historia, pero si te pierdes durante los viajes del mercenario protagonista, a mí no me llames luego para que vaya a buscarte.
El que avisa no es traidor.


lunes, 11 de septiembre de 2017

Viajes y Peripecias de Un Viejo Mercenario Esperando Poder Retirarse - Introducción

INTRODUCCIÓN





Pronto llegaremos a la Cripta de Tavol’Rang y veréis dónde está enterrado el antiguo Buscador. Y allí, esconderemos la Caja del Destino, donde Rahl el Oscuro jamás la encontrará.

Zeddicus Zu’l Zorander en “Revenant”, episodio de “Legend of the Seeker” (2009)



–¿Qué te pasa, muchacho?
–Nada, viejo. Que no me salía la cuenta.... ahora está bien.

El coronel Mortimer y Rubio en “La muerte tenía un precio” (1965)



No es tan importante el destino como el viaje en sí....

Jack Sparrow en “Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas” (2011)



¿Qué ocurre cuando el mapa del tesoro es más valioso que el tesoro en sí?

Jon Turteltaub, director de cine, a propósito de su película “La Búsqueda” (2004)